¡Yo quiero aprender a sobrevivir sin luz!

6IMG_20161031_131139

Mateo:” Me gustaría hacer un taller de Geometría” Y empezamos a estirar del hilo…

Los niños convocan una reunión y deciden qué les interesa saber sobre geometría.

  • “A mí me interesa la relación entre la geometría y el cuerpo humano”, y este niño buscó información sobre el hombre de Vitruvio y el David de Miguel Ángel.
  • “Pues yo quiero hablar sobre geometría y plantas”, y este otro niño nos trajo un tallo de la planta de papiro con forma de prisma, lo que animó a unos cuantos a organizar otro taller para aprender a fabricar su propio papiro.
  • Y la acompañante pregunta: “¿Y qué me decís de la geometría y los mapas?”, lo que nos llevó a hablar sobre cómo la Proyección Mercators nos aporta una visión distorsionada del mundo en la que parece que los continentes que están en el hemisferio norte son más grandes que los que están en el hemisferio sur…

Y esto nos llevó a fabricar una cocina con una lata grande y dos pequeñas  ¿Por qué?…

Porque un niño dijo:

  • “Perooo…aunque la Proyección Peters muestra que África es en realidad tres veces más grande que Europa, Europa es más poderosa que África, ¿no?”
  • La acompañante pregunta: “¿Qué significa ser más poderoso? Os pongo un ejemplo: si Europa se quedara sin suministro eléctrico, ¿qué pasaría? Y si fuera África la que se quedara sin suministro eléctrico, ¿qué pasaría? ¿Quiénes tendrían más problemas para salir adelante?”
  • Una niña exclama: “¡Nosotros tendríamos más problemas!, porque ¿cómo cocinaríamos sin vitrocerámica? Funciona con luz”
  • Otro niño responde: “Pues yendo al banco a sacar dinero para comprar una cocina de gas” La misma niña replica: “¡Ya!, pero si no hay luz, ¿cómo va el señor a sacar dinero de la cuenta de mi madre? Para eso yo he visto que necesita el ordenador, y funciona con luz”

Y se desató el debate, y llegó la toma de consciencia, y manifestaron el deseo: “¡Yo quiero aprender a sobrevivir sin luz!” Y seguimos estirando del hilo…

Resultado: han organizado un taller sobre cómo orientarte si te pierdes en el campo, otro sobre cómo buscar agua, otro sobre cómo hacer una hoguera sin mechero ni cerrillas, otro sobre cómo identificar setas comestibles, otro taller sobre cómo construir cocinas con material reciclado o con recursos de la naturaleza… Y esto nos llevó a fabricar una cocina con una lata grande y dos pequeñas

Hoy han comido la comida que ellos mismos han cocinado en una cocina que ellos mismos han fabricado con latas de conserva. ¡Y aún les quedan 8 talleres más!, todos nacidos en torno a una simple pregunta: “¿Qué significa ser más poderoso?”…

Un claro ejemplo de hasta dónde pueden llegar los niños cuando les planteamos preguntas que les hacen pensar, les facilitamos satisfacer los intereses que se derivan de dichas preguntas y les permitimos dirigir su propio aprendizaje.

Decir que hoy estoy pletórica es quedarme corta